Desde afuera

Esta nota tiene como fin satisfacer una necesidad de expresarme mas que generar algún tipo de conocimiento. Tal vez, porque hace 24 horas que mi cabeza no deja de pensar en diferentes cosas desde que me entere que falleció el ex-presidente Nestor Kirchner.

El destino quiso que mi primera visita a la universidad de Stanford se asocie con su muerte. Era  madrugada en Palo Alto, California cuando escucho que mi teléfono recibió un SMS. Era mi madre. Me escribió “Se murió Kirchner, el esposo de Cristina”. Lo leí dos veces y, pensando que había alguna equivocación, agarre la laptop para verificar la noticia en Internet. Era cierto, el Nestor Kirchner que todos conocían, había fallecido. Seguí las noticias durante dos horas en mi habitación. No podía quedarme mas tiempo pegado a la laptop, tenia que tomar mi vuelo de vuelta a Suecia, país donde soy profesor en ciencias de la computación.

Aun estando a 10.000 metros de altura, mi cabeza no paraba de pensar. Sentía pena por la muerte del ex-presidente e incertidumbre por lo que podría pasar en mi país. El rumbo iniciado por Kirchner ha conseguido conquistas que antes ni siquiera me imaginaba. Su mandato me devolvió la esperanza de que Argentina quiere ser un país independiente y soberano.

No puedo dejar de ser egoísta y dar ejemplos de como su gobierno me afecto puntualmente. Solo puedo hablar de los primeros años ya que resido en el exterior desde el 2005. Recuerdo que en sus primeros tiempos de mandato, los patacones empezaron a desaparecer. Se empezaba a saldar deudas con las provincias. Están frescas mis memorias de los cartelitos que tenian los negocios diciendo “se aceptan Patacones”.  Por otro lado, sentí orgullo, y un sentimiento de justicia, cuando volvía al país desde del 2005 e incrementalmente se me fue devolviendo el 13% que la Alianza decidió quitarme de mi sueldo de docente en la Universidad Nacional de Rosario. Como profesional involucrado en informática, fue la primera vez que se diseño un plan estratégico, a 10 años, del desarrollo de software en Argentina. Si, 10 años. Se empezada a pensar a largo plazo.

Estoy seguro que el gobierno de Kirchner tuvo errores como así también los tiene el de Cristina. Sin embargo, es hora que dejemos de mirar el árbol para mirar el bosque. No hay que evaluar a una persona por como se viste, que cartera usa o como habla. Señores, el bosque, hay que mirar el bosque! A veces mi familia me dice, “vos no sabes lo que es, no vivís acá” Puede ser verdad lo que dicen, pero también es verdad que, al vivir afuera, uno ve los sucesos con otros ojos. Ver el bosque en una forma diferente. Uno no esta tan expuesto a la batería de medios que hay en Argentina y se puede elegir con que informarse sin dejar que se colen noticias o conductores tendenciosos.

Mi mas sincero pésame a nuestra presidente, familiares, y allegados a Nestor Kirchner. El vació que dejo, y del que todo el mundo habla, no es mas que una manifestación de lo que significaba para el país, ya sea para bien o para mal. Después de once horas de vuelvo, arribe a Frankfurt donde estoy esperando mi vuelo a casa. En los televisores veo la noticia de la muerte de Kirchner en Alemán. Varias personas cuchichean entre si. ¿ Sera que lo conocen de algún lado? ¿ Sera que se preguntan si es Alemán por su apellido? Hay que mirar el bosque. Nestor lo esta mirando desde arriba.

Advertisements